Préstamos con casa como aval

Préstamos con casa como aval

Los préstamos con garantía hipotecaria son una forma alternativa de financiación donde se permite usar tu casa como garantía o aval. Es importante no confundir este tipo de préstamo con los créditos hipotecarios, los cuales son destinados exclusivamente para comprar una vivienda. Con el crédito con garantía hipotecaria, el préstamo puede ser utilizado para cualquier fin.

¿Qué es un préstamo con garantía hipotecaria?

El préstamo personal con garantía hipotecaria funciona como cualquier otro préstamo con la diferencia de que, a la hora de hacer la solicitud, hay que aportar el aval de un inmueble como garantía de pago. Esto quiere decir que, si la persona que contrajo la deuda no paga, la entidad financiera o el banco podría quedarse con el inmueble.

Ventajas

Los préstamos con garantías hipotecarias presentan una serie de ventajas.

  • Se caracterizan por tener tasas de interés y costos de financiación más bajos que los de los préstamos personales, gracias a la fuerte garantía que proporciona el inmueble. Esta característica hace que este tipo de préstamos sean accesibles a más personas en distintas situaciones económicas.
  • Los plazos para devolver el dinero son más elevados, de 10, 20 o hasta 30 años. La elección de los plazos dependerá de la relación entre las cuotas y los ingresos del solicitante, cuanto más altas sean las cuotas que se pueda permitir pagar, menor será el plazo. Este hecho habrá que tenerlo en cuenta antes de solicitar el préstamo ya que, a pesar de que la longitud de estos plazos sea una ventaja, también indica que es necesario tener una situación laboral estable para poder pagar las cuotas durante todos esos años.
  • El inmueble puede seguir siendo utilizado una vez se haya solicitado el préstamo.
  • Los montos de dinero que se prestan pueden llegar a ser superiores a $650000. Esto dependerá del valor del inmueble, pudiendo alcanzar hasta el 80% de su valor.

Para poder conocer el valor del inmueble hay que tasarlo. En la tasación del inmueble se tendrá en cuenta; la antigüedad de éste y el hecho de haber sido reformado o no, la situación del mercado, y el lugar donde esté ubicado. En algunos bancos y entidades financieras pueden solicitar como requisito que esté ubicado en CABA o GBA.

Usos de los préstamos con garantía hipotecaria

Como se mencionó anteriormente, este tipo de préstamo son de libre destino, es decir, puede ser utilizado para cualquier finalidad. Los usos más habituales que se le dan son:

  • Cancelar deudas anteriores: Es uno de los principales destinos de estos préstamos. En estos casos, si se tienen distintos montos de créditos, lo habitual es reunificarlos en una sola deuda. De esta manera, se cancelan las deudas anteriores para contraer una por el importe de todas ellas. Es importante que, al hacer esto, se tenga en cuenta que las tasas de interés no sean altas.
  • Para realizar reformas en el inmueble: Otro uso común de estos préstamos es el de financiar reformas en la vivienda. Normalmente se usa como aval el propio inmueble que será reformado. En estos casos, es posible que en el banco o la entidad financiera se solicite como documentación los planos aprobados o el presupuesto de la reforma.
  • Comprar un local comercial: En estos casos, además de la opción de usar como aval la propia vivienda, también podría utilizarse una fábrica, un almacén o unas oficinas.
  • Comprar una cochera.
  • Comprar una nueva vivienda.

Normalmente, estos préstamos se solicitan en situaciones donde se requiere un monto de dinero muy elevado, que no podría obtenerse a través de otros tipos de préstamos.

Requisitos y documentación para solicitar el préstamo

Los requisitos y documentación a entregar varían dependiendo del banco o entidad financiera con la que se solicite el préstamo.

De manera general, los requisitos son los siguientes:

  • Ser mayor de 18 años y menor de 65.
  • Tener unos ingresos fijos comprobables. La mayoría de las entidades financieras y bancos permiten co-titulares para sumar ingresos, normalmente deben ser cónyuges o familiares directos. Dependiendo de donde se solicite el préstamo podrá haber desde uno hasta cuatro co-titulares, siempre que las cuotas no superen el 25 o 35% de los ingresos.
  • No figurar en el Veraz ni contar con un historial crediticio negativo.
  • El monto de la cuota no puede superar el 25% de los ingresos del solicitante.
  • Tener una antigüedad laboral mínima de un año y haber trabajado durante al menos tres meses en el trabajo actual.
  • Ser propietario de un bien inmueble.

La documentación general que hay que entregar es:

  • DNI argentino.
  • Escritura pública del inmueble.
  • Recibo del sueldo.
  • CUIL o CUIT.
  • Comprobantes del impuesto inmobiliario.
  • Comprobantes de impuestos municipales.

Antes de entregar toda esta documentación, se realiza una primera solicitud y el banco o entidad financiera la pre-aprobará o no. En muchos casos, esta solicitud puede realizarse online. Muchos bancos tienen simuladores donde se introducen datos como los ingresos mensuales, el uso que se le dará al préstamo, etc. Con estos simuladores se podrán observar las distintas opciones de montos, plazos y tasas de interés.

Una vez se haya pre-aprobado el préstamo, se hará la entrega de la documentación y se tasará el inmueble. Cuando se hayan verificado todos los datos, se hará la aprobación final del crédito y se firmará el contrato de manera presencial.

Tasas de los préstamos con garantía hipotecaria

Las tasas dependerán de varios factores, como el banco o entidad financiera donde se solicite el préstamo, el monto de dinero que se solicite, el plazo en el que se pagará…

En Argentina, la mayoría de las veces los préstamos se otorgan en función de la Unidad de Valor Adquisitivo o UVA, que establece el Banco Central de la República Argentina. El valor del UVA varía en función del Coeficiente de Estabilización de Referencia o CER, el cual está basado en el índice de precios al consumidor. Por tanto, si hay inflación, el valor del UVA aumentará.

De manera general, las tasas que se aplican a los préstamos con garantía hipotecaria suelen situarse entre el 12% + UVA y el 18% + UVA.

Mendoza Acosta

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *